Tag Archives: logros

Dos propósitos en la vida

Esta semana uno de mis mentores, Robin Sharma decía que teníamos dos propósitos en la vida:

1.- Trabajar en ti mismo para ser tu mejor versión

2.-Dejar el mundo mejor de lo que estaba antes de llegar tú.

¡¡Y me encanta!!

puzle

1.- Trabajar en ti ¿Hay algo más retador, más enriquecedor? ¿Algo que pueda cambiar más tu vida?

Tu vida mejorará si tú mejoras. Tus problemas o los obstáculos que te encuentres en la vida serán más pequeños conforme mayor seas tú.

Cada día, todos los días, tratando de superarte y de mostrar esa luz propia que brilla en ti y que va más allá de ti.

Cada día, nuevas oportunidades para ser feliz, para compartir, para aprender, para reír, para cantar, para bailar como si nadie te estuviera mirando….

2.- Tu contribución al mundo. Algo superior a ti. Tu misión en la vida, tu motivo para levantarte todas las mañanas de la cama con energía y determinación.

Algo que tú y solo tú puedes llevar a cabo, como si fueras una pieza en el puzzle de la vida que al encontrar su sitio y encajar, hace que el puzzle, que la VIDA, tenga sentido.

Y no solo ser tu mejor versión y contribuir al mundo con tu don especial…inspirar a los que te rodean, a tus hijos, a tus sobrinos, a las generaciones venideras que nos tomarán el relevo para que hagan lo mismo.

Para así hacer del mundo un lugar mejor…un lugar mejor porque tú estuviste en él siendo tu mejor versión.

¿Se te ocurre algún propósito mejor?

 

 

 

 

Es fácil de hacer o de No hacer?

Escuchando a uno de mis mentores me sorprendió algo tan sencillo que dijo como que “Las cosas que son fáciles de hacer son también fáciles de No hacer”. Lo primero que piensas es que “No, es más fácil no hacer nada que hacer algo”. Hacer algo conlleva un esfuerzo aunque sea mínimo…. manzana Pero ahí va un ejemplo: Comerte un manzana al día por el bien de tu salud es fácil de hacer ¿no? Pero también es fácil No hacerlo.

No se trata del “esfuerzo” que conlleva abrir la nevera, coger la manzana, lavarla y dar bocados(que por cierto, vaya esfuerzo ridículo si lo piensas bien). Se trata de que tienes una manzana delante, comerla es fácil y no comerla también.

Escuchar un audio que te motive o te inspire  es fácil de hacer, y por cierto, lo mejor que puedes hacer cuando tienes las manos ocupadas y la cabeza libre. Y también es fácil de No hacer. No me vengas con excusas, es realmente sencillo, no conlleva mucho esfuerzo buscar algo en YouTube.

¿Qué ocurre con frecuencia? Que la pereza, la falta de objetivos, la apatía o la irresponsabilidad se han convertido en asiduos compañeros de viaje.

Y así pasan los días, dejando de hacer cosas fáciles que nos benefician. Cosas pequeñas que sumadas unas a otras nos garantizan salud, felicidad, amor, dinero….

Hoy te reto a que seas consciente de cómo en tu vida lo que decides No hacer por pereza o desgana,  es también fácil de hacer (aunque tengas que “obligarte” a ello).

“Es difícil adelgazar”….veamos un ejemplo: comerte una hamburguesa doble con queso a las once de la noche es igual de fácil (y eso que requiere el esfuerzo de cogerla, masticarla y limpiarte con la servilleta) que no comértela.

Ah, espera…entra en juego la fuerza de voluntad, o el amor hacia ti mismo, o quizá alguna emoción encubierta…pues de eso hablaremos otro día… que es fácil hacerlo ¿o no?

Un sueño que va a hacerse realidad

Imagina que tienes un SUEÑO en mayúsculas. Un SUEÑO que hace que tus ojos brillen. Un SUEÑO que hace que la adrenalina se te dispare, casi casi te falte el aliento y solo tengas ganas de cantar cuando piensas en él. Un SUEÑO que te nace del alma y que el corazón, apasionado, le acompaña. Un SUEÑO que te impulsa a dejar atrás toda tu vida y a hacer todo lo moralmente necesario para hacerlo realidad.

Hacer todo lo moralmente necesario…  ¿Quizá necesitas ayuda? Porque si fuera fácil cualquiera lo lograría, porque si pudieras solo ya lo habrías hecho, porque el camino es más sencillo y divertido en compañía…

Con el alma, el corazón y la humildad acompañando a tu SUEÑO, das un paso más hacia donde quieres ir.

Este es el testimonio del primer mes de una mujer de la que en un tiempo relativo, todo el mundo conocerá.

Una mujer maravillosa que ya está comenzando a hacer su SUEÑO realidad:

Estoy contenta con el trabajo contigo y la verdad que en este mes he cambiado más cosas de mi mente de las que esperaba cambiar! He eliminado creencias limitantes, recapacité mucho con el libro que me recomendaste sobre las emociones y las dolencias físicas, de verdad, no te puedes imaginar hasta que punto. Y creo también el hecho de marcarme un objetivo semanal ha hecho encender el ” click ” que te comentaba el primer día que nos conocimos. Me ha hecho demostrarme a mi misma que es mejor trabajar un objetivo, solidificarlo, luego pasar a otro…y así paso a paso ! Y eso de verdad ha cambiado MUCHO !

En solo un mes!!! Haciendo todo lo moralmente necesario para conseguir su SUEÑO.

Paso a paso.

Alma, corazón, humildad y cabeza siguiendo un SUEÑO.

Su nombre es Andrea.

¿Alguien duda de que lo consiga?

El primer Año del resto de tu vida

Bueno, quizá es lo típico esto de que a primeros de Enero toca escribir, en el mejor de los casos, los objetivos para el año que comienza.

Quizá es lo típico plantearte el Año Nuevo como un libro en blanco con 365 páginas que rellenar.

Quizá es lo típico en estas fechas los buenos deseos, el Amor, la esperanza,…

Pero también es lo típico aparcarlo todo como muy tarde….en Febrero.

Así que … ¿Qué tal romper con lo típico? ¿Qué tal eso de tomarte en serio de una vez por todas? ¿Qué tal que el 2014 sea el primer año del resto de tu vida?  ¿Qué tal si empiezas a hacer cosas diferentes para tener resultados diferentes?

¿Cómo puedes marcar esta diferencia en este 2014?

  1. Sueña en grande lo que te gustaría conseguir
  2. Actúa en pequeño. Haz todo lo posible para alcanzar tus sueños. Paso a paso en esa dirección. Si das un paso por día, cuando llegue el próximo 31 de diciembre habrás avanzado 365 pasos.
  3. Rodéate de buenas compañías, que te ayuden, que te inspiren, que te aprecien
  4. Fórmate. Sí, crece, como profesional y como persona. Lee más, asiste a cursos, aún queda mucho por aprender
  5. Sonríe más.
  6. Da siempre lo mejor de ti, en cada momento
  7. Permítete caer y oblígate a levantar
  8. Da vueltas a las soluciones en lugar de  a los problemas

Estas son solo algunas ideas para empezar. Seguro que a ti se te ocurren más.

Ahora solo queda esperar que las pongas en práctica ya, y si te tienta abandonar en Febrero, recurre a tus amigos, o a tu alma y sigue andando, porque además de que puedes conseguirlo, tu vida puede ser como tú decidas.

¡Feliz Año!

Una vista atrás

Bueno, ya queda poco para que acabe el año.

Es época de hacer inventario: los libros que hemos leído, las personas que hemos conocido, los éxitos que hemos logrado, las risas que hemos compartido, los abrazos que hemos dado,…todo lo bonito y lo bueno que hemos vivido.

¿Inventario de cosas negativas? Lo dejo a tu elección con una condición: que sea para aprender, que descubras lo que ese contratiempo te ha enseñado.

Hay gente a la que no le gusta echar la vista atrás. A mi sí. Para coger impulso. Porque si algún día estás con las emociones revueltas o la tristeza decide abrazarte puedes coger el listado de tus logros del año pasado y recordar lo maravillosa persona que eres, el “hacedor de logros” en el que te conviertes año tras año.

¿Te atreves a echar la vista atrás?