Tag Archives: hábitos

Hablamos de Dinero

niños-y-dineroHace unos días os pedí ayuda para que me indicarais en qué temas os gustaría profundizar un poco más, y se repitió casi por mayoría la “educación financiera”.

Así que, pedid y se os dará, hoy vamos a hablar de dinero.

Pero de manera muy práctica que es como me gusta á mí. Entonces…

1.- El dinero es importante. Sí. Sin lugar a dudas. Si me dices que no te reto a que vayas a comprar al mercado con “mucho amor” en lugar de con dinero y verás que resultados tienes. El dinero es importante, nos guste reconocerlo o no. Insisto, si me dices que no, es porque nunca te ha faltado. El dinero es importante para lo que es importante. Hay que darle la importancia justa que tiene.

2.- ¿Quieres más dinero? Gana más, gasta menos o lo ideal, ambas cosas. Sí, muy simple, pero muy efectivo. Aplícatelo. A veces no somos conscientes de en qué se nos va el dinero….un café, una revista, un aperitivo, unas pipas, …. Te reto a que durante una semana anotes en una libretita todos, absolutamente todos los gastos que tienes, y es probable que te sorprendas. He tratado con mucha gente que se queja de que no tiene dinero y deja el coche en parkings, va a la peluquería cada semana o se hace la pedicura todos los sábados. Y me parece bien, pero luego no te quejes de que no tienes dinero. Lo tienes pero lo gastas en lo que te apetece.

3.- Cualquier gasto que quieras o tengas que hacer y sea superior a 150 € aplázalo por lo menos dos días. Verás que ya no es tan importante el gasto o que sí que lo es y entonces no te importará gastarlo.

4.- Págate primero a ti mismo.  Te has acostumbrado a vivir con el dinero que recibes ahora. Si reduces esa paga en 10, 20  o 50€, y la ahorras conforme te llegue el dinero al banco, te garantizo que no lo notarás tanto y que sin embargo con el paso del tiempo y de los intereses compuestos, te lo agradecerás y me lo agradecerás. Pruébalo y me cuentas.

Ya tienes por donde empezar. Otro día más.

Es fácil de hacer o de No hacer?

Escuchando a uno de mis mentores me sorprendió algo tan sencillo que dijo como que “Las cosas que son fáciles de hacer son también fáciles de No hacer”. Lo primero que piensas es que “No, es más fácil no hacer nada que hacer algo”. Hacer algo conlleva un esfuerzo aunque sea mínimo…. manzana Pero ahí va un ejemplo: Comerte un manzana al día por el bien de tu salud es fácil de hacer ¿no? Pero también es fácil No hacerlo.

No se trata del “esfuerzo” que conlleva abrir la nevera, coger la manzana, lavarla y dar bocados(que por cierto, vaya esfuerzo ridículo si lo piensas bien). Se trata de que tienes una manzana delante, comerla es fácil y no comerla también.

Escuchar un audio que te motive o te inspire  es fácil de hacer, y por cierto, lo mejor que puedes hacer cuando tienes las manos ocupadas y la cabeza libre. Y también es fácil de No hacer. No me vengas con excusas, es realmente sencillo, no conlleva mucho esfuerzo buscar algo en YouTube.

¿Qué ocurre con frecuencia? Que la pereza, la falta de objetivos, la apatía o la irresponsabilidad se han convertido en asiduos compañeros de viaje.

Y así pasan los días, dejando de hacer cosas fáciles que nos benefician. Cosas pequeñas que sumadas unas a otras nos garantizan salud, felicidad, amor, dinero….

Hoy te reto a que seas consciente de cómo en tu vida lo que decides No hacer por pereza o desgana,  es también fácil de hacer (aunque tengas que “obligarte” a ello).

“Es difícil adelgazar”….veamos un ejemplo: comerte una hamburguesa doble con queso a las once de la noche es igual de fácil (y eso que requiere el esfuerzo de cogerla, masticarla y limpiarte con la servilleta) que no comértela.

Ah, espera…entra en juego la fuerza de voluntad, o el amor hacia ti mismo, o quizá alguna emoción encubierta…pues de eso hablaremos otro día… que es fácil hacerlo ¿o no?

Desayuno con diamantes

Sí, lo confieso….yo, desayuno con diamantes. Supongo que ese es uno de los secretos de mi éxito, ¿para qué negarlo?

agradecida

A mi rutina matutina he incorporado desde hace algún tiempo lo siguiente. Para mí desayunar siempre ha sido un placer, pero antes lo hacía mientras veía alguna serie en la televisión o no hacía nada más que estar conmigo. Ahora, sí. Desayuno con diamantes. Esta semana, desayuné con Brian Tracy (autor de “Metas”, entre muchísimos libros más). La anterior con Jack Canfield (autor de “Sopa de pollo para el alma”). La anterior con Zig Ziglar….

Selecciono un vídeo en YouTube y lo escucho los 20 minutos que reservo para mi desayuno.

¿Qué consigo con esto? Entre otras cosas:

  • Empezar el día de una manera grandiosa
  • Motivación, optimismo, actitud positiva desde primera hora de la mañana
  • Siempre aprendo algo nuevo
  • Sigo centrada en mi camino, acompañada por los mejores.

¡¡Me encanta!! Esto me dio la idea de crear el programa de “Autoestima en 30 días”, porque sé lo potente que es escuchar todos los días, algo poderoso que te inspire a ser tu mejor versión. Enhorabuena a los que invirtieron en su propio desarrollo.

¿Y tú? ¿Cómo empiezas el día?

El lenguaje de las Víctimas

El Lenguaje de las Víctimas

¿Qué tal te va? ¿Qué te cuentas?…

Mujer-triste

Fugas de energía

Seguro que has oído hablar de ellas más de una vez, o las has sentido.

Te hablo de ellas en este vídeo:

Ya sabes, el primer paso es reconocerlas, el segundo aceptarlas y luego seguro que tú sabes cómo ponerles remedio.

Hábitos

good-habitsUno de los hábitos de la gente con alta inteligencia emocional es que se concentran en lo positivo, en lo bueno que les ocurre, en lo bueno que la vida les ofrece.

Todo parte de una primera decisión en “obligarse” a enfocarse en ello, y hacer después que forme parte de ti y que sea algo tan normal y natural en tu vida como el respirar.

Y estas personas, además, y sin excepciones:

  • Buscan soluciones.- No dan vueltas a los problemas, solo los analizan y acto seguido empiezan a pensar cómo resolverlos
  • Aceptan y reconocen su valía personal.- La falsa modestia no sirve de nada. Cada persona es valiosa y única y lo aceptan sin más.
  • Ponen acción de por medio.-Acción continuada. El mejor momento para empezar cualquier cosa fue ayer. El segundo mejor momento es hoy.

¿Ya has adquirido tú este hábito?