Tag Archives: fugas de energia

Cerrando círculos

aire libreA pocos días de que acabe el año te propongo algo: Que entres ligero en el Nuevo Año.

Que entres libre de cargas, de recelos, de fugas de energía, de personas tóxicas, de problemas, ….para que dejes espacio a TODO lo bueno que el Nuevo Año tiene para entregarte.

Sí, ya sabes, tienes que dejar espacio así que toca hacer limpieza:

  • Analiza todo lo que tienes “a medias” en tu vida: relaciones que no avanzan, libros a medio leer que ocupan tu mesilla, tareas pendientes en tu agenda que no avanzan, proyectos que no terminan por cuajar,…..todo lo que SIENTES y SABES que te quita energía y alegría en tu VIDA
  • Piensa en ti. ¿Te mereces el hastío, la apatía, el desgaste emocional que todo lo anterior te produce? La vida es demasiado corta como para andar con tonterías.
  • Déjate de excusas. Comprométete a VIVIR. Empieza a alejarte de todo lo que no te interesa, de todo lo que no quieres tener cerca (verás que la VIDA sigue y las consecuencias no suelen ser muy graves).

Y ves cerrando círculos. Cierra esas puertas que sabes y sientes que no te conducen a nada. Da por concluidos, temas, tareas, relaciones, habla con quien tengas que hablar para que todo quede en paz y no te siga pesando en la espalda o en el alma.

En algún sitio leí que “El barco está más seguro en el puerto , pero no es para lo que fue creado”.

Así que aléjate de lo que te ancla a aquello que no te compensa, a aquello que no te interesa, a aquello que no va contigo, a aquello que no quieres sentir.

Y date la oportunidad de VIVIR en mayúsculas…no solo de intentarlo, sino de conseguirlo.

Las 6 cosas que pueden marcar la diferencia en tu vida

6e¿Quieres saber qué 6 cosas pueden marcar la diferencia en tu vida?

En este vídeo encuentras la clave…

Resumiendo: Escoge las 6 cosas que más importen y dedica el 80% de tu tiempo a ellas.

¿Te ocupas o te preocupas?

Miedo al Éxito

IMG_20140629_085906

Acabo de tener una sesión de coaching con un mujer realmente maravillosa que persigue su sueño plenamente convencida de que es su destino, para lo que ha nacido. Y esta fe, esta perseverancia, los esfuerzos, el dejar todo atrás, el ser fiel a una misma y a la vida, tarde o temprano traerá sus frutos…tan lógico como que el día sigue a la noche.

Pero a veces aparecen esas pequeñas sombras, esas dudas, esos temores,…ese miedo a lograrlo…ese miedo al Éxito….

Esto me hace plantearme y a la vez, plantearte algunas cosas:

* ¿Miedo a lograrlo o a lo que viene detrás? Quizá tengas miedo de las posibles consecuencias que te imaginas como negativas, cuando consigas lo que te propones. Quizá se teme no tener tiempo para la familia y amigos, quizá se teme pasar largas temporadas fuera de casa, quizá se teme no saber qué hacer con tanto dinero, quizá se teme perder tu personalidad y dotarla de altanería y soberbia, cuando nunca se ha sido así….. Hummm….exceso de imaginación negativa

* ¿Miedo al éxito porque no es lo normal en tu vida? Es decir,… si es lógico el miedo a lo desconocido, entonces si tengo miedo al éxito … ¿ es porque no es común el que yo sea una persona exitosa? Si estuviéramos acostumbrados a tener éxito en todo en general en nuestra vida, no tendríamos ese miedo al éxito ¿no?…Espera…. ¿Eres consciente de cuántas cosas has hecho con éxito en tu vida? Y aún las que tú no consideras que te han salido bien, seguro que a la larga ( o a la corta) también han sido la semilla de un éxito mayor….Hummm…. falta de imaginación positiva o de recordar todo lo que has logrado

* ¿Qué nos impide recordar que si “hacemos lo que hay que hacer cuando hay que hacerlo ,nos guste o no”, alcanzaremos el éxito en cualquier momento? Es decir, cuando trabajas o vives de manera diligente y responsable, cuando persigues tus sueños de manera implacable, los dotas de alma, de pasión, de energía, de vida,… sí o sí , el éxito vendrá de la mano, tan normal como que el día sigue a la noche…

Entonces…si no tienes miedo a que llegue el día, porque es lo normal….¿qué es realmente lo que te impide brillar?

Fugas de energía

Seguro que has oído hablar de ellas más de una vez, o las has sentido.

Te hablo de ellas en este vídeo:

Ya sabes, el primer paso es reconocerlas, el segundo aceptarlas y luego seguro que tú sabes cómo ponerles remedio.